Terroso

Terroso

Info rápida

Un defecto grave que aparece como resultado de la contaminación. No es un defecto muy común en la cerveza, pero su presencia es muy evidente para los jueces y consumidores.

Se percibe como…

tierra húmeda, tierra recién cavada, sótano, compost, micelio

¿Por qué aparece en la cerveza?

  • contaminación microbiológica

¿Cómo evitarlo?

  • asegurarse de que el agua usada esté libre de contaminaciones
  • secar bien el equipo (en particular los elementos de plástico y madera) antes de guardarlo
  • no dejar barriles de madera o fermentadores de plástico en contacto directo con el suelo húmedo
  • reducir la humedad donde se almacena la cerveza

Concentración típica en la cerveza: no aparece
Umbral de percepción: 5 µg/l

Método de degustación

Girar el vaso para liberar el aroma y en seguida olerlo con una inspiración corta manteniendo la muestra cerca de la nariz. Repetir si es necesario.

Info detallada

Este defecto aparece en la cerveza por usar el agua contaminada con microorganismos o por contaminación con los compuestos químicos producidos por las bacterias que están presentes en los sótanos y otros sitios húmedos. Principalmente se debe a 2-etilfenchol y compuestos similares.

Puede aparecer en la cerveza si el agua usada en el proceso de elaboración estuvo en contacto con aguas subterráneas. También puede aparecer en el producto final si éste se almacena en un sótano húmedo, ya que las sustancias producidas por los microrganismos presentes en sitios húmedos pueden atravesar el recipiente a través de los microporos. Esto supone también un problema durante la fermentación cuando el fermentador está colocado en un sitio húmedo sobre el suelo, en contacto directo con la superficie húmeda.

A nivel casero la contaminación con 2-etilfenchol puede ocurrir cuando las herramientas utilizadas en el proceso de elaboración, en particular los accesorios de plástico y madera, no han sido bien secados antes de ser guardados.

Este defecto no es muy común en la cerveza, pero su presencia es evidente tanto para los jueces, como los consumidores. El aroma terroso nunca debería aparecer en la cerveza. Un caso peculiar es la francesa bière de garde, donde podemos encontrar el aroma a bodega/humedad que también es frecuentemente mencionado en la literatura. De todas formas, en este caso el efecto viene más bien del mal manejo de la mercancía en las exportaciones comerciales, y no se trata de un aroma obtenido a propósito con ingredientes frescos.

← Volver

 


Licencia de Creative Commons
El texto está disponible bajo la licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Especiado

Especiado

Info rápida

El aroma especiado lo aportan los fenoles producidos durante la fermentación. Estos compuestos producen en la cerveza un marcado aroma especiado parecido a clavos, pimienta y canela.

Se percibe como…

especias, clavos, canela, pimienta

¿Por qué aparece en la cerveza?

  • fermentación con levadura salvaje o especial
  • infección
  • adición de especias

¿Cómo evitarlo?

  • usar otra cepa de levadura
  • mejorar las condiciones de fermentación
  • mejorar las condiciones sanitarias donde se elabora

Concentración típica en la cerveza: 10–30 µg/l en cervezas normales, >40 µg/l en cervezas con problemas o cervezas especiales
Umbral de percepción: 40 µg/l

Método de degustación

Girar el vaso para liberar el aroma y en seguida olerlo con una inspiración larga y profunda.

Info detallada

El aroma especiado principalmente se debe a los fenoles producidos por la levadura durante la fermentación con levaduras especiales, normalmente las levaduras belgas y dedicadas para las cervezas de trigo. Estos compuestos aportan notas que recuerdan a clavos, pimienta y canela, a veces también se comparan con albahaca o nuez moscada.

Estos aromas también los pueden producir bacterias y levaduras salvajes. Habitualmente el responsable son las Saccharomyces diastaticus (variante de la levadura cervecera), en menor medida lo producen Acetobacter. En caso de una infección, los agradables aromas especiados están acompañados por aromas a medicina, plásticos y ahumados.

Los compuestos más comunes que forman este grupo de fenoles son 4-vinilguayacol (aroma de clavos) y eugenol (aroma de clavos/canela/nuez moscada). Estos compuestos son volátiles y su concentración disminuye con el paso del tiempo.

4-vinilguayacol está formado a partir de su precursor — el ácido ferúlico. En la producción de cervezas de trigo a veces se aplica el denominado escalón ferúlico (maceración a 44°C) para aumentar la producción del ácido ferúlico y de esta manera potenciar el aroma a clavos en el producto final. De todas formas, su efectividad es discutible. Para lograr un efecto impactante, habría que alargarlo hasta 1-2 horas, frente a los 15 minutos habitualmente sugerido en las recetas.

Eugenol, además de ser producido durante la fermentación, a veces puede aparecer en la cerveza como el resultado de la oxidación, en particular en las cervezas fuertes (más de 7% de alcohol).

Entre los compuestos más comunes también hay que subrayar el peculiar aroma a pimienta negra. Es considerado fenólico, pero en actualidad se desconoce cuál es el producto metabólico específico responsable por este aroma. Es posible que el aroma a pimienta sea un resultado particular de la interacción entre los productos de metabolismo de la levadura, los ingredientes y las condiciones de fermentación. De todas formas, es un aroma reproducible y atribuido a las cervezas belgas, sobre todo las saisons.

Los aromas especiados en cantidad media/alta son típicos para las cervezas belgas y cervezas alemanas de trigo y centeno. También se pueden encontrar en algunas ales francesas. En las cervezas especiadas o de temporada se espera un perfil balanceado de hierbas y/o especias. En el resto de ales pálidas la presencia de aromas especiados se considera un defecto.

Estos compuestos se asocian con productos dulces y por lo tanto su presencia puede causar que la cerveza parezca más dulce y con más cuerpo.

← Volver

 


Licencia de Creative Commons
El texto está disponible bajo la licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Acetato de isoamilo

Acetato de isoamilo

Info rápida

El acetato de isoamilo es un compuesto orgánico, un éster del alcohol isoamílico y el ácido acético. Tiene un aroma frutal muy agradable y lo produce la levadura.

Se percibe como…

ésteres, frutal, plátano, pera

¿Por qué aparece en la cerveza?

  • uso de cepa de levadura que favorece su producción
  • condiciones de fermentación
  • composición química del mosto

¿Cómo evitarlo?

  • usar otra cepa de levadura
  • mejorar las condiciones de fermentación
  • reducir la cantidad de aminoácidos en el mosto
  • aumentar la cantidad de ácidos grasos en el mosto
  • reducir el pH del mosto
  • sembrar más levadura de lo necesario (overpitching)
  • mejorar las condiciones sanitarias donde se elabora

Concentración típica en la cerveza: 0,8-6,6 mg/l
Umbral de percepción: 1,4 mg/l

Método de degustación

Cubrir el vaso con la mano limpia y sin olores ajenos, girarlo para liberar el aroma y en seguida olerlo con una inspiración larga y profunda.

Info detallada

El acetato de isoamilo es un éster del alcohol isoamílico y el ácido acético, y por lo tanto su producción se puede manipular controlando los Factores que afectan la producción de ésteres y alcoholes de fusel.

La producción del acetato de isoamilo también se puede aumentar macerando con decocción — un método de maceración frecuentemente aplicado en la elaboración de cervezas de trigo. Este tipo de maceración sube la cantidad de glucosa en el mosto y, tal y como se menciona en el artículo referenciado, este azúcar simple contribuye al aumento de producción de ésteres.

El acetato de isoamilo es producido por la levadura durante la fermentación. Algunas cepas de levadura lo producen en cantidades mayores y su presencia define el estilo. En particular son las cepas belgas y las cepas dedicadas para la fermentación de cervezas de trigo.

Este compuesto está asociado con productos dulces y por lo tanto su presencia puede causar que la cerveza parezca más dulce y con más cuerpo.

← Volver

 


Licencia de Creative Commons
El texto está disponible bajo la licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Golpe de luz

Golpe de luz

Info rápida

El golpe de luz, del inglés lightstruck, es un olor parecido a mofeta que aparece como resultado de la exposición de la cerveza a la luz.

Se percibe como…

mofeta, marihuana, nicotina, viejo césped cortado

¿Por qué aparece en la cerveza?

  • exposición de la cerveza a la luz

¿Cómo evitarlo?

  • usar botellas marrones/oscuras
  • almacenar la cerveza en un sitio oscuro
  • evitar la exposición de la cerveza al sol

Concentración típica en la cerveza: 1-5 ng/l (almacenamiento en oscuridad) o 0,01-1,5 µg/l (almacenamiento con exposición a la luz)
Umbral de percepción: 4 ng/l

Método de degustación

Este aroma es muy fácil de detectar, es suficiente oler la muestra tomando una inspiración corta e inmediatamente alejando el vaso (para evitar la adaptación olfativa). Si no lo detectamos de esta forma, podemos girar el vaso y en seguida olerlo, tomando un par de inspiraciones cortas. El aroma a mofeta es más fácil de identificar desde una distancia, así que es mejor evitar sujetar la muestra muy cerca de la nariz.

Info detallada

El aroma a mofeta es provocado por la formación de 3-metil-2-buteno-1-tiol en la cerveza como el resultado de la exposición de la cerveza a la luz. Los compuestos claves en este proceso son isohumulonas que durante el proceso de fotólisis (fotodescomposición) en presencia de riboflavina (vitamina B2) y una fuente de azufre, forman este tiol.

Lo más importante para evitar este defecto es evitar la exposición de la cerveza a la luz, y a la vez hay que tener en cuenta que el más peligroso es el extremo azul del espectro con la longitud de onda entre 350 y 500 nm. La fuente de la luz es irrelevante, tanto la luz natural como artificial (por ejemplo lámparas UV) pueden provocar la formación de aroma a mofeta.

Ya que el factor principal en su formación es la longitud de onda de la luz, es importante el color de la botella en la que guardamos la cerveza. Cristal marrón no es permeable para la luz con longitud de onda hasta 500 nm y por lo tanto se considera que la cerveza en estas botellas queda protegida contra este defecto. Para las botellas verdes, que a menudo presentan este defecto, este valor se sitúa en 400 nm o menos, lo que significa que la parte más energética del espectro alcanza la cerveza. En la cerveza guardada en una botella transparente este aroma puede aparecer con tan solo 20 minutos de la exposición a la luz.

En el proceso influye también el color de la cerveza. Las cervezas muy pálidas absorben solo una parte del espectro azul, mientras que las cervezas negras absorben el espectro entero.

Como se ha mencionado, el compuesto clave en la formación de este problema son isohumulonas y por lo tanto el golpe de luz es más presente en las cervezas muy lupulizadas. En las cervezas de trigo con poco lúpulo es prácticamente inexistente.

Además, algunos lúpulos pueden tener un aroma similar al golpe de luz.

← Volver

 


Licencia de Creative Commons
El texto está disponible bajo la licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Almendrado

Almendrado

Info rápida

La causa principal de este aroma es envejecimiento de la cerveza y su oxidación. También lo pueden aportar maltas tostadas u oscuras y algunas cepas de levadura.

Se percibe como…

almendras amargas, mazapán, nueces

¿Por qué aparece en la cerveza?

  • envejecimiento de la cerveza

¿Cómo evitarlo?

  • evitar la oxidación excesiva durante el embotellamiento
  • evitar la aireación del mosto caliente
  • asegurar las condiciones adecuadas durante la refermentación y maduración

Concentración típica en la cerveza: 1-10 µg/l
Umbral de percepción: 1 mg/l

Método de degustación

Cubrir el vaso con la mano limpia, girarlo y en seguida olerlo, inspirando profundamente.

Info detallada

El aroma almendrado frecuentemente está acompañado por un olor a frutos secos oscuros o jerez. Es muy fácil de detectar en las cervezas pálidas cuyas perfil puede verse distorsionado.

El aroma almendrado está provocado por benzaldehído que aparece en la cerveza como resultado de su envejecimiento y oxidación. La raíz del problema radica ya en las primeras etapas de elaboración. El oxígeno introducido en el mosto caliente entra en reacción con los lípidos, taninos, melanoidinas y otras sustancias formando compuestos que no son procesados durante la fermentación y acaban en el producto final. Por la misma razón también es muy perjudicial la introducción del oxígeno durante embotellamiento. Cuanto mayor la cantidad de estos compuestos, más rápido envejece la cerveza, porque al descomponerse lentamente en la cerveza liberan el oxígeno impulsando la formación de los aldehídos que aportan los aromas a almendra. Almacenamiento a temperaturas altas acelera este proceso.

El fenómeno de introducir el oxígeno al mosto durante las etapas calientes del proceso se llama hot side aeration (HSA). Entre los cerveceros hay mucha controversia en relación con HSA y sus efectos sobre la cerveza, dado que el mosto hirviendo no contiene oxígeno suficiente para que ocurra la oxidación, y en el mosto frío tras inocular el oxígeno es consumido por la levadura (sin embargo, hay que tener en cuenta el oxígeno que puede ser introducido después de la fermentación, por ejemplo durante el embotellamiento). Otra razón para no creer en HSA es que en muchos casos la cerveza es consumida antes de que estos problemas empiecen a ser notables, incluso en casos de oxidación muy fuerte. Sin embargo, los expertos coinciden en que las etapas de elaboración en las que la introducción del oxígeno supone el mayor peligro son maceración, filtración, lavado y embotellamiento.

Introducir demasiado oxígeno al mosto durante las etapas calientes del proceso es arriesgado, pero también hay que evitarlo durante las etapas frías del proceso y asegurar las condiciones adecuadas durante la refermentación y guarda. En particular hay que tener cuidado durante el embotellamiento y luego refermentar como máximo dos semanas a temperatura por debajo de 26°C y posteriormente guardar la cerveza a temperaturas por debajo de 12°C sin cambios de temperatura.

El aroma almendrado también lo pueden aportar maltas tostadas u oscuras. Sin embargo, en la mayoría de cervezas oscuras, como por ejemplo stouts, este aroma está deseado.

Algunas cepas de levadura pueden producir este aroma cuando la temperatura lo favorece. En este caso la formación de benzaldehído ocurre de la misma forma que la formación de acetaldehído.

El aroma almendrado también puede aparecer en las cervezas especiales con adiciones de fruta, por ejemplo en los krieks lo pueden aportar los huesos de la cereza.

← Volver

 


Licencia de Creative Commons
El texto está disponible bajo la licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Metálico

Metálico

Info rápida

Aparece debido a la presencia de los iones de hierro en la cerveza. El hierro en sí mismo no es detectable por el ser humano, pero en contacto con la piel forma varios compuestos orgánicos, interpretados por nuestro cuerpo como sabor y aroma a metal.

Se percibe como…

metal, lata, monedas, sangre, tinta, herrumbre

¿Por qué aparece en la cerveza?

  • uso del agua con alta concentración de los iones de hierro*
  • mal estado de la instalación cervecera (en condiciones caseras puede ser una olla esmaltada con esmalte saltado)
  • limpieza y/o desinfección incorrecta del equipo
  • oxidación de los ácidos grasos procedentes de los ingredientes
  • uso de ingredientes almacenados en botes de hierro
  • sobrecarbonatación de la cerveza embarrillada
  • *Es una afirmación discutible, porque algunos proclaman que el hierro se precipita del agua durante la cocción. Si conoces a un estudio que lo confirma o lo niega, por favor haznos saber.

¿Cómo evitarlo?

  • usar equipo del acero inoxidable
  • limpiar y desinfectar de forma adecuada
  • usar los ingredientes con bajo contenido de grasa
  • tratar el agua

Concentración típica en la cerveza: <5 mg/l
Umbral de percepción: 1-1,5 mg/l

Método de degustación

Tomar unos 20 ml de la cerveza en la boca y antes de tragarla, untarla sobre toda la superficie de la boca, luego tragarla. También se puede sumergir un dedo en la muestra y posteriormente untarla sobre la muñeca y olerla.

Info detallada

El sabor metálico aparece en la cerveza debido a la presencia de los iones de hierro, que en sí mismo no es detectable por el ser humano, pero en contacto con la piel forma varios compuestos interpretados como sabor y aroma a metal. Uno de los más importantes es 1-Octen-3-ol (abreviado octenol), también conocido como alcohol de setas, cuyo aroma mohoso-metálico es muy intenso, incluso en concentración baja. Los precursores de estos compuestos son grasas oxidadas a peróxidos a través de una reacción donde los iones ferrosos cumplen la función de un catalizador.

El sabor/aroma metálico en una concentración muy baja puede afectar de forma positiva el cuerpo y la dulzura, en particular en las cervezas fuertes u oscuras. En concentración alta hace la cerveza muy difícil de tomar e incluso imbebible, y también potencia la percepción del amargor.

Para evitarlo se recomienda usar el equipo hecho de acero inoxidable. Hay que tener en cuenta que la limpieza y desinfección incorrecta puede provocar el deterioro de la capa pasiva en la superficie del acero inoxidable – en mayoría de los casos los factores que lo favorecen son el uso de cepillos abrasivos y algunos detergentes (por ejemplo lejía o productos dedicados a la limpieza de plata). Se recomienda limpiar el acero inoxidable con cepillos de pelo sintético o telas delicadas, utilizando detergentes dedicados a la limpieza de cromo e inox.

La mayoría de los iones de hierro queda atrapada en el sedimento caliente, por lo tanto en caso de detectar este sabor/aroma en la cerveza hay que buscar las causas en la parte fría del proceso.

En caso de la cerveza embarrillada el sabor metálico puede indicar la sobrecarbonatación. En esta situación el culpable es el ácido carbónico que en concentración alta puede provocar una sensación chispeante en la boca con sabor a metal. Es muy fácil determinarlo. La cerveza servida tendrá mucha espuma, después de servirla en un vaso podemos remover el contenido hasta que todo el gas se libere de la cerveza y probarlo. Si el sabor metálico ha desaparecido, podemos solucionar el problema liberando la presión del barril. Si el sabor metálico persiste, debemos buscar la causa en la instalación usada para servir cerveza.

← Volver

 


Licencia de Creative Commons
El texto está disponible bajo la licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Etanotiol

Etanotiol

Info rápida

Etanotiol es un producto natural de la fermentación, presente sobre todo al principio de fermentación. Tiene un olor muy desagradable y su umbral de percepción es tan bajo que la mayoría de personas no tiene problemas en detectarlo en la cerveza, incluso en concentración pequeña.

Se percibe como…

desagüe, verduras podridas, puerro, ajo, cebolla, azufre, heces

¿Por qué aparece en la cerveza?

  • levadura en mal estado
  • fermentación mal llevada
  • infección
  • separación demasiado tardía de la levadura de la cerveza
  • autolisis de la levadura

¿Cómo evitarlo?

  • usar levadura en buen estado y cantidad correcta
  • mejorar las condiciones de fermentación
  • mejorar las condiciones sanitarias donde se elabora
  • trasvasar la cerveza a la fermentación tranquila
  • bajar la temperatura antes de embotellar (cold crash)

Concentración típica en la cerveza: 0-0,5 µg/l
Umbral de percepción: 1 µg/l

Método de degustación

Girar el vaso y en seguida olerlo, tomando una inspiración corta y manteniendo la cerveza cerca de la nariz.

Info detallada

Etanotiol, conocido también como etilmercaptano, es un compuesto orgánico del grupo tioles. Es semejante a alcohol etílico, pero en vez del oxígeno contiene azufre. Es un producto natural de la fermentación, especialmente al principio, así como de la autolisis de la levadura al final de la fermentación o durante la maduración.

Su olor es muy desagradable y el ser humano lo detecta inmediatamente incluso en cantidades minúsculas. Se puede describir como el olor del desagüe o basura en descomposición, pero también como propano y/o butano, ya que se le añade intencionalmente a estos gases inodoros por razones de seguridad para detectarlos fácilmente en caso de fugas.

Puede aparecer en el producto final en caso de problemas con la fermentación. En este aspecto las causas pueden ser la levadura en mal estado, el mosto aireado insuficientemente o altas fluctuaciones de temperatura durante la fermentación.

Otra fuente de este compuesto pueden ser las infecciones con Zymononas, Pectinatus o Megasphaera, o levaduras salvajes.

La presencia del DMS en la cerveza puede dificultar la detección del etanotiol.

← Volver

 


Licencia de Creative Commons
El texto está disponible bajo la licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Butirato de etilo

Butirato de etilo

Info rápida

Butirato de etilo puede percibirse como un aroma a la vez caseoso y afrutado, parecido a frutas tropicales (piña, mango). Se forma en la cerveza durante la fermentación.

Se percibe como…

frutas tropicales, mango, piña, caseoso

¿Por qué aparece en la cerveza?

  • producción del butirato de etilo durante la fermentación
  • infección
  • uso de los lúpulos de nueva generación

¿Cómo evitarlo?

  • mejorar las condiciones de fermentación
  • mejorar las condiciones sanitarias donde se elabora
  • usar otros lúpulos o cambiar el esquema de lupulización

Concentración típica en la cerveza: 0,05-0,25 mg/l
Umbral de percepción: 0,4 mg/l

Método de degustación

Cubrir el vaso con la mano limpia, girarlo y en seguida olerlo, inspirando profundamente.

Info detallada

Butirato de etilo, también conocido como butanoato de etilo, o éter butírico, es un éster que se produce en la cerveza como resultado de la esterificación del ácido butírico con el etanol. Se puede percibir como un aroma ligeramente caseoso y afrutado de frutas tropicales (mango, piña).

Se forma en la cerveza durante la fermentación (principalmente en cervezas belgas). Puede ser deseado en pequeñas concentraciones, pero en una concentración muy alta se considera un defecto. Su presencia en la cerveza también puede ser indicativa de problemas con la higiene durante la elaboración y fermentación, o del uso de jarabe de azúcar que no ha sido debidamente esterilizado. En el resultado, en el mosto o en la cerveza joven aparece ácido butírico, el precursor del butirato de etilo.

La concentración del butirato de etilo también se puede controlar manipulando las condiciones de fermentación. La producción de ésteres está afectada por los factores tales como la densidad inicial, nivel de aireación y temperatura. Más información sobre los factores que afectan la producción de ésteres encontrarás aquí: Factores que afectan la producción de ésteres y alcoholes de fusel.

Más información sobre su precursor, el ácido butírico, encontrarás aquí: ácido butírico.

← Volver

 


Licencia de Creative Commons
El texto está disponible bajo la licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Ácido láctico

Ácido láctico

Info rápida

Ácido láctico aporta a la cerveza acidez y aromas lácticos. Puede aparecer en la cerveza como resultado de una infección, sin embargo en las cervezas ácidas su presencia es el factor que define el estilo.

Se percibe como…

leche agria, yogur

¿Por qué aparece en la cerveza?

  • infección con bacterias o levadura salvaje
  • adición del ácido láctico o la malta ácida en cantidad excesiva

¿Cómo evitarlo?

  • mejorar las condiciones sanitarias donde se elabora
  • añadir menores cantidades de ingredientes que contienen ácido láctico

Umbral de percepción: 400 mg/l

Método de degustación

Cubrir el vaso con la mano limpia, girarlo y en seguida olerlo, inspirando profundamente. También se puede detectarlo catando la muestra.

Info detallada

Ácido láctico cumple una función muy importante, aporta a la cerveza el sabor ácido y también afecta su equilibrio. Su presencia en la cerveza casi siempre es el resultado de fermentación con bacterias ácido lácticas introducidas al mosto a propósito (cerveza ácida) o sin intención (infección).

Este aroma se forma habitualmente durante la maceración cuando el mosto se contamine con las bacterias ácido lácticas. De todas formas, los microorganismos pueden producirlo también durante la fermentación o el añejamiento.

Ácido láctico está producido principalmente por las Lactobacillus y Pediococcus, y en menor medida por las Leuconostoc. Ciertas cepas de Pediococcus, aparte de producir el ácido láctico, también producen el diacetilo, dando en el resultado una cerveza con sabor ácido y notas de mantequilla.

Ácido láctico es imprescindible en la cerveza en cierta cantidad, pero en exceso se considera un defecto. Hay que tener en cuenta que esta afirmación no se aplica a las cervezas ácidas donde su presencia define el estilo, es decir, cervezas tipo lambic, sour ales, berliner weisse y similares. Su umbral de percepción se sitúa en 400 mg/l. Sin embargo, en algunas cervezas tipo lambic su concentración puede alcanzar niveles de concentración superiores a 3000 mg/l.

Otra fuente del ácido láctico en la cerveza es introducirlo a propósito para bajar el pH. En estos casos usamos malta ácida o directamente el ácido láctico, y en cantidades excesivas pueden notarse en el producto final. Si para conseguir bajar el pH hasta el nivel objetivo resulta necesario añadir el ácido láctico en una cantidad que se hace notar en el sabor, hay que contemplar otro método para inicialmente bajar el pH del agua, por ejemplo ablandarla.

El aroma del ácido láctico es típico para las stouts y cervezas fuertes de fermentación alta.

← Volver

 


Licencia de Creative Commons
El texto está disponible bajo la licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Ácido butírico

Ácido butírico

Info rápida

Ácido butírico es un compuesto que en pequeñas concentraciones aporta un sabor ligeramente amargo con notables toques dulces. En concentraciones altas se percibe como vómito.

Se percibe como…

rancio, vómito, podrido, mantequilla rancia, leche rancio

¿Por qué aparece en la cerveza?

  • infección durante elaboración y/o añejamiento
  • uso de jarabe de azúcar que no ha sido esterilizado

¿Cómo evitarlo?

  • mejorar las condiciones sanitarias donde se elabora

Concentración típica en la cerveza: 0,5-1,5 mg/l
Umbral de percepción: 2-3 mg/l

Método de degustación

Cubrir el vaso con la mano limpia, girarlo y en seguida olerlo, tomando inspiraciones cortas. En la boca se percibe como sabor amargo con un toque dulce.

Info detallada

Ácido butírico es un compuesto orgánico del grupo de ácidos carboxílicos. Está presente en la mantequilla rancia, aporta un sabor ligeramente amargo a gran variedad de quesos y también se forma en el estómago en caso de consumir productos derivados de leche que permanezcan en él durante un tiempo muy prolongado.

En pequeñas concentraciones (10-100 ppm) aporta a los platos un sabor ligeramente amargo con notables toques dulces. En concentraciones altas la mayoría de las personas lo percibe como vómito, porque este compuesto aporta el característico olor al vómito de los bebés, alimentados principalmente con leche.

Ácido butírico aparece en la cerveza como resultado de una infección durante la elaboración (habitualmente con Clostridium) o tras utilizar jarabe de azúcar que no ha sido correctamente esterilizado. Las bacterias pueden producirlo también en la cerveza ya embotellada.

Tanto los catadores como los consumidores no tienen problemas en detectarlo. Aunque tiene un olor desagradable, sus derivados de tipo éster huelen muy bien y se utilizan en industria alimentaria para producir aromas de frutas (por ejemplo butirato de butilo tiene un agradable aroma a piña).

Este aroma depende mucho del pH de la cerveza, cuanto más bajo es el pH, más fácil es detectarlo.

← Volver

 


Licencia de Creative Commons
El texto está disponible bajo la licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.